Propuesta de las cámaras industriales de Mendoza ante el derrame de la Barrick en San Juan

Frente al accidente producido en mina Veladero, proyecto de la empresa Barrick Gold, los empresarios nucleados en ASINMET, CAMEM, CaMESPe y el Círculo de Constructores de Mendoza expresamos nuestra preocupación ante este hecho…

Frente al accidente producido en mina Veladero, proyecto de la empresa Barrick Gold, los empresarios nucleados en ASINMET, CAMEM, CaMESPe y el Círculo de Constructores de Mendoza expresamos nuestra preocupación ante este hecho y planteamos una propuesta para que sea viable en nuestra provincia el cuidado del medioambiente y el desarrollo de actividades productivas que sean generadoras de trabajo digno y calificado para los mendocinos.

Pasados ya más de 30 días del derramamiento de la Barrick, podemos asegurar que no hubo consecuencias que lamentar para los más de 2000 trabajadores que trabajan en el proyecto, que la flora y la fauna del lugar no han sido afectadas y principalmente no hubo afectación alguna para los habitantes de los lugares cercanos al proyecto. El río Jáchal se encuentra en las mismas condiciones naturales, con altos contenidos de metales disueltos debido a su elevada acidez (pH 3).

Consideramos necesario para avanzar en la generación de trabajo, agregar valor y desarrollar la economía de la región en condiciones de sustentabilidad ambiental, mejorar los controles de cada una de las actividades que se desarrollen y en particular de aquellas que tienen mayor impacto sobre el ambiente, permitiendo la participación activa y en positivo de las ONG que entienden en estos temas, el Estado, las empresas y la sociedad civil en su conjunto. Debemos evitar la ideologización de estos temas que con slogan vacíos de contenidos forman parte de campañas políticas que no son generadoras de trabajo y darle más importancia a la producción.

Los accidentes existen en todas las actividades, pero contaminar es un delito y por este motivo los responsables deberán tener la pena que corresponda. El gobierno de San Juan debe llamar a los involucrados y diseñar planes de control, comunicación y mitigación más rigurosos aún que los definidos hasta hoy, para traer tranquilidad a la población y profundizar el conocimiento de la actividad minera.

Este accidente debe ser una oportunidad para informar a la población sobre temas a veces temidos por desconocimiento, enseñar a comunicar sin infundir temor y profundizar las políticas de control y mitigación del impacto que cada actividad humana realiza sobre el ambiente.

Observaremos con el tiempo que el impacto sobre el ambiente de la industria minera no es más que el que otras actividades, agrícolas, industriales o petroleras, generan sobre el mismo y que debemos controlar.

Puede ser esta una oportunidad para elevar los niveles de control sobre todos y cada uno de nosotros, así quienes incurren en malas prácticas, tienen poca conciencia ambiental, mal usan el agua, dañan las napas freáticas, etc., sean prevenidos de ello y eventualmente castigados con todo el peso de la ley en caso de incumplimientos.

Nos preocupa que se tergiverse la realidad cuando desde una postura antiminera irresponsable se auguran falsos conceptos como que el río se va a secar, los animales se morirán o las tierras quedarán estériles. La única realidad es que hoy del accidente no queda ni rastros, comprobado hasta por las Naciones Unidas y que muchos jachalleros viven dignamente, con un acueducto que antes de la minería no tenían, con un hospital, un polideportivo, planta potabilizadora de aguas, caminos transitables, sueldos más dignos, un pueblo que creció y quebró la curva descendente que lo llevaba a la pobreza extrema, gracias a que se instalaron los proyecto de Veladero y Gualcamayo.

Proponemos el tratamiento del tema minero con la responsabilidad debida y con el anhelo de crecer de manera genuina y sustentable en nuestra querida Provincia procurando un futuro cierto a las generaciones venideras, así como lo hicieron nuestros abuelos inmigrantes, que transformaron este desierto en el oasis productivo que hoy vivimos.